El Programa Girasoles comenzó en 1987 con un pequeño grupo de voluntarios peruanos que querían hacer una diferencia en la vida de los niños que viven en las calles de Lima.

Armados con nada más que algunos bocaditos y pelotas de fútbol, os voluntarios salieron fielmente a las calles por la noche para compartir el amor de Cristo con estos niños.

Hoy en día, el Programa Girasoles se compone de 5 casas diferentes en todo el país del Perú. Nuestras casas están ubicadas en las tres principales regiones geográficas del Perú: la costa, las montañas y la selva.

Mientras que los niños que servimos son culturalmente diversos, por lo general ellos tienen un elemento común, independientemente de sus antecedentes, una imagen de sí mismo muy negativa. Muchos han sufrido años de abuso y abandono antes de llegar a uno de nuestros hogares, y después de haber sido marginados y maltratados por tanto tiempo muchos de ellos creen que son el problema.

Nuestro personal en cada casa trabaja duro para cambiar su visión del mundo. Nuestra meta es proveer un ambiente familiar cristiano para cada niño, donde pueden ser nutridos física, emocional y espiritualmente. Nos esforzamos para proporcionar un ambiente seguro para cada niño junto con el cuidado apropiado, la consejería y la educación.

Nuestro mensaje a cada niño es que no tienen que ser definidos por su pasado. En cambio, compartimos que Dios los creó a Su imagen con un propósito específico. Por eso tienen un valor infinito, son dignos de ser amados y de compartir ese amor con los demás.

 

 

Casas Girasoles

Actualmente contamos con 5 Casas Girasoles  para niños en estado de abandono en el Perú:

  • Ica  – ubicado en la misma ciudad de Ica. 

  • Iquitos  – ubicado en la Av. Libertad de la ciudad de Iquitos.

  • Kusi  – ubicado en el Callejón de Huaylas, cerca la ciudad de Yungay.

  • Puerto Alegría  – ubicado a 45 minutos de la ciudad de Iquitos por el Rio Itaya.

  • Valle Sagrado  – ubicado en la ribera del Río Vilcanota, entre las ciudades de Urubamba y Calca en el Valle Sagrado.

 

Nuestro mensaje a cada niño en nuestro cuidado es que ellos no tienen que ser definida por su pasado. En vez compartimos que Dios los creó a su imagen con un propósito específico. 


Nuestro mensaje a cada niño en nuestro cuidado es que ellos no tienen que ser definida por su pasado. En vez compartimos que Dios los creó a su imagen con un propósito específico.