Plena confianza

1 Crónicas 12.1-40     

Aunque David fue desterrado por Saúl, los guerreros se unieron a él y lo ayudaron en tiempo de guerra (8).

Había algo en David que les atraía, aparte de su carisma como líder, y es que Dios estaba con él y las cosas le salían bien. Los hombres de guerra le tenían confianza. La cuestiónde la confianza tenía que ser mutua; en una oportunidad se le unieron algunos guerreros de la tribu de Benjamín y de Judá y David dudó de la sinceridad de ellos (17).  ¿Qué le ayudó a mantenerse firme en tales circunstancias? Él tenía un defensor y éste era Dios, que conoce todas las intenciones del corazón y es capaz de juzgar a cada persona.

Es difícil confiar en los demás cuando nos resulta casi imposible conocer cuáles son sus verdaderas intenciones.  En este caso lo mejor es ser sincero con la otra persona y encomendar a Dios nuestra causa.  En su gracia, el Señor puede intervenir y confirmar o desbaratar el asunto en cuestión (18).

Cada día se le unían más y más soldados, hasta que llegaron a unírsele miembros de las doce tribus de Israel.  El corazón de todo el pueblo estaba con David (22).

Llegó el tiempo de proclamar rey a David y de manera unánime lo hicieron en Hebrón. Tanto soldados como pueblo hicieron una gran fiesta en donde abundaron los alimentos. La alegría de tenerun rey era notoria en todo el pueblo. La seguridad y la confianza reinaban, todos tenían buenas expectativas en su futuro como nación y deseaban estar unidos (38-40).

Aplica
¿Cómo demuestras una completa lealtad a Dios? ¿Anhelas que te use para el cumplimiento de sus propósitos divinos? ¿Cómo? ¿Necesitas afirmar tu lealtad a Dios en alguna situación?  ¿Cuál? ¿Te cuesta confiar en los demás? ¿Qué tienes que hacer al respecto?

Ora
Señor, reconozco que escudriñas lo más profundo de mi corazón y quiero serte fiel en todo para que me uses para tus propósitos.