Trágicas consecuencias

1 Crónicas 10.1-14

Leemos palabras desgarradoras como persecución, muerte, ocupación de tierras, hijos muertos, despojo, suicidio.  ¿Qué más observamos en este episodio?

El personaje: Saúl.

Su interés: al ver llegar su final quería que su honor quedara en alto. Su deseo era tener digna sepultura.

La causa: Saúl se había rebelado contra el Señor pues había consultado a una adivina (13-14).

La trágica consecuencia: El Señor le quitó el reino y la vida.

Dios lo había descalificado como rey hacía mucho tiempo (1S.15), pero a él le preocupaba más su propia persona y el que dirán los demás, su familia, su pueblo, los enemigos etc.

Saúl, en lugar de arreglar su situación con Dios que lo conocía profundamente y podía perdonarlo, eligió el otro camino. En lugar de volver a Dios para que encauzara su vida, decidió arreglarla por su cuenta y así le fue.  Nuestras decisiones son las que determinan nuestro destino.  Evidentemente Saúl decidió mal, no una, sino muchas veces, al no considerar la palabra de Dios como la luz para su camino.  Erró, anduvo en oscuridad y éso le costó la vida.

Dios continuó realizando su plan y tuvo que elegir a otro rey, según su agrado y sumiso a su voluntad (14).

 Aplica
¿Te das cuenta que todo lo que haces trae consecuencias para ti y para los que te rodean? ¿Cómo vas a proceder ahora? ¿Te ha hablado Dios en cuanto a ser íntegro? Pídele ayuda para enderezar tu vida si es necesario. Pídele ayuda para que te muestre su camino en lo que tengas que hacer de ahora en adelante.

Ora
Señor, que lo que más me importe sea lo que tú pienses de mí. Que lo que más busque sea agradar tu corazón. Que lo que más obtenga sea buenos resultados y bendiciones a mi vida y a los que me rodean.