No puedes ser neutral

Mateo 12.22-32

Dos reacciones frente a Jesucristo.

Jesús sanó a un hombre y este hecho provocó dos reacciones: unos le reconocieron como el Hijo de David (23), otros, como los fariseos, cuestionaron la autoridad del Señor para sanar y dijeron que lo hacía en nombre de Satanás (24).  Jesús concluye diciendo que la presencia del Reino de Dios se manifiesta en su autoridad para poder cambiar al individuo (28).

¡Los cambios que Dios ha hecho y sigue haciendo en nuestras vidas, prueban que estamos en su reino!  Entonces, ¿qué podemos pensar de aquellas personas que llevan años llamándose cristianos pero en cuyas vidas no se observa el menor cambio de actitud y estilo de vida? ¿Eres tú una de esas personas?

Satanás será atado para siempre (Ap. 20.10) y la maldad no pervertirá más la tierra.  Finalmente la autoridad de Jesús y su reino prevalecerá sobre sus enemigos (29).

En relación con Cristo es imposible ser neutral (30). Cualquiera que no le esté siguiendo activamente, lo ha rechazado y se expone a sí mismo al fuego eterno.  Rechazar a Cristo es el pecado que no podrá ser perdonado en este mundo ni en ningún otro.   Desestimar la voz del Espíritu Santo cuando intenta convencernos de pecado, es pecar contra é.

Aplica
¿Estás con Cristo o en contra de él? ¿De qué manera le permites al Señor hacer evidente su autoridad en tu vida? Tómate un tiempo para evaluar tu obediencia a Dios.

Ora
Señor, me humillo ante tu presencia. Tú eres mi rey.