Jesús se preocupa por todos

Mateo 11.1-24

Jesucristo y su forma de llegar a todos.

Nuestro amado Salvador no solamente se preocupa por enseñar a sus apóstoles. Él se preocupa por todas las personas.  Quiere que le conozcan personalmente y no sólo por sus hechos.

Cristo enseñaba y predicaba en las ciudades de sus discípulos y en esas ciudades había mucha gente que necesitaba urgentemente escuchar las buenas nuevas, incluso aquellos que lo seguían para criticarlo.  A éstos, él siempre les hizo saber lo que pensaba de ellos.  Jesús siempre dijo las cosas muy claramente a aquellos que le seguían.  Él quiere que sepas lo que piensa de ti; te conoce muy bien como para saber lo que realmente sientes y guardas en tu corazón. De allí la importancia de que prestes mucha atención a lo que él te dice por su Palabra.

En aquellos tiempos Jesús se dio a conocer por sus milagros e hizo referencia a ellos para confirmarle a Juan el Bautista quien era (4-6).  Luego confirmó a la gente quién era Juan el Bautista.  Pero al mismo tiempo les criticó su falta de sabiduría y su mala actitud (15-19).

Hoy conocemos a Jesús por su palabra y por el Espíritu Santo que mora en nosotros;  nos invita a buscarlo no por curiosidad o por interés, sino con un verdadero deseo de adorarle, rindiéndonos a él, reconociendo nuestras flaquezas y con un sincero propósito de consagrar nuestras vidas para su gloria y honra.  Corazín, Betsaida y Capernaum fueron testigos impenitentes y pasivos del gran obrar de Dios.  ¿Qué clase de testigo eres tú?

Aplica
¿Valoras las enseñanzas de Jesús? ¿Qué piensas de la actitud de Juan el Bautista?  ¿Cuál es tu convicción con respecto a Cristo?  ¿Le has pedido que guíe tu vida en una fe genuina? ¿Quieres pedirle perdón por tu escasa fe?

 

OraCristo Redentor, vengo a postrarme a tus pies en humildad y con gratitud por dar tu vida por mí.