Mirando el corazón

1 Samuel 16.1-23

Para mantener la sintonía con el Soberano y entender su voluntad es indispensable aprender a mirar la vida a través de sus ojos.

La vida de David en sus múltiples facetas como pastor de ovejas, hermano, músico, guerrero y líder militar nos proporciona un inmenso caudal de lecciones para la vida.  En la porción de hoy se inicia el relato bíblico del drama de su vida.

1. Lecciones para Samuel: Es mejor aceptar la voluntad de Dios, aunque nos duela (1).  Si Dios ha decido separar a un ser querido (de la vida o el ministerio), mejor es seguir adelante que explotar en quejas o hundirnos en el dolor (1-5). Dios sopesa las actitudes del corazón antes que las cualidades físicas e intelectuales y las habilidades de los hombres.  Por eso es tan importante invertir tiempo en cultivar el carácter interior, ya que las apariencias externas sólo satisfacen al ojo humano, mas no el corazón de Dios (6,7).

2. Lecciones para la familia de David: Dios escoge a “su gente” aun de entre lo despreciado e insignificante (1 S. 18.18, 23).  Los niños o los jóvenes “insignificantes” también pueden estar en el plan de Dios para una misión especial (8-12). Donde la gente sólo puede ver a un pastor de ovejas, Dios ve un gran rey.

3. Lecciones para David: El servicio que se presta en la familia es parte de la preparación para hacer “la obra de Dios” (11-13; 17.34-37). La alabanza entonada a Dios o la ejecución de un instrumento para la gloria de Dios pueden servir para ayudar a la sanidad del cuerpo, del alma y del espíritu (14-16, 19-23).

4. Lecciones para Saúl: Desobedecer a Dios trae consecuencias trágicas (14, 15. 23).

Aplica
¿Qué haces cuando las cosas no suceden como tú quieres? ¿Te enojas y reniegas?  ¿Eres consciente de que Dios está en control de todo?  ¿Desempeñas tu trabajo y tus actividades hogareñas haciéndolo “como para el Señor”? ¿Vives dispuesto a ser el instrumento que Dios espera?

Ora
Dios mío, enséñame a confiar en tu soberanía y omnisciencia.  Necesito que me ayudes a hacer todas las cosas como para ti y no para agradar sólo a los hombres.