Jesús tiene la solución

Lucas 9.7-17

El pasaje de hoy relata un milagro inolvidable.

En esta época fue ejecutado Juan el Bautista por órdenes de Herodes, no sólo complacía una petición sino que también se libraba de un “alborotador.” Por eso al escuchar de Jesús, lo que hacía y lo que la gente decía, deseaba conocerle seguramente con malévolas intenciones.

Al regresar los discípulos de su primera misión, Jesús los llevó aparte de la multitud para descansar y discutir lo que habían hecho.  Su tranquilidad pronto fue interrumpida pormucha gente. Los discípulos ven la situación muy difícil. ¿Cómo reaccionas cuando alguien interrumpe tus planes? Jesús respondió en forma benigna, los recibió, compartió con ellos las Buenas Nuevas y sanó a los enfermos (10-17).

Los discípulos querían librarse de la gente.  ¿Cómo iban a comer? La reacción de ellos expresa su incapacidad: “Que cada quien vea como hace, despidámoslos.” Una reacción humana lógica para la situación. La solución de Jesús fue diferente: “Dadles vosotros de comer.” Dar de comer a miles de personas no era algo en lo que habían pensado, pero la respuesta de Dios a la situación era esa. Al final tuvieron más recursos que al principio. Habían olvidado que Jesús no pide una tarea sin dar la capacidad de realizarla.  ¿Cuántas veces dudamos poder hacer algo?  El milagro de multiplicar los 5 panes y 2 peces para dar de comer a 5,000 hombres (que contando a mujeres y niños, deben haber sido unos 15,000) nunca fue olvidado por los discípulos.

Aplica
¿Hay alguna situación en tu vida que parece demasiado grande para ser resuelta?  ¿Crees que Jesús puede ayudarte o estás buscando otra solución sin su ayuda?  Los discípulos se ofrecieron para ir a comprar comida, en vez de ver lo que Jesús podía hacer. ¿Eres así?

Ora
En mi vida diaria, Señor, enséñame a pedirte ayuda primero, sin dudar de tu poder y escuchando la solución que tengas.