Hay victoria en Jesús

Lucas 11.14-26

“El que no es conmigo, contra mí es...”.

El tema del pasaje es difícil. Confrontativo.  Jesús y los demonios. Nada agradable. Es mejor leer pasajes sobre la fe, sobre el amor.  Belcebú nunca es un tema preferido. Sería mejor adelantarnos y decir que Belcebú es un príncipe destronado. Hay total victoria en Cristo Jesús.  Jesucristo magníficamente habla del poder que tiene el “dedo de Dios”. Es el poder extendido del Cielo que entra en acción a través del Hijo. Satanás es avergonzado, expuesto, expulsado.  Jesús culmina con una frase conceptual el episodio. “El que no es conmigo, contra mi es….” No hay opciones, ni cuando hablamos del reino espiritual, ni aun cuando hablamos de reino de sensualidad material.

El que esta con Cristo Jesús une, bendice, atrae, prospera, multiplica, transforma. El que esta sin Cristo, esta en contra de Cristo, y por tanto desparrama. Un efecto del pecado original fue la extrañeza total de Adán y Eva, hacia ellos mismos, hacia la naturaleza, hacia el destino eterno, hacia la creación. Esto no fue el primer designio del Creador. Dios unifica. El diablo divide. Dios unifica. El diablo disgrega. Dios unifica. El diablo corrompe. La única esperanza para el mundo es venir al Señor. Nuestra única esperanza es colocarnos al lado del Señor.  Vivamos con El. No vivamos contra Él.

Aplica
Jesús fue cuestionado y atacado porque estaba haciendo la voluntad de Dios. ¿Te ocurre a ti lo mismo? ¿De qué manera te aseguras que estás haciendo l voluntad de Dios?

Ora
Padre, gracias porque soy tu hijo. Guíame también a servir a alguien que necesite libertad espiritual.