Dios cumple sus promesas

2 Reyes 8.16-29

Dios no se olvida de lo que dijo. Él hará conforme prometió.

El rey Joram de Judá no fue muy diferente a muchos de los reyes de Israel, que anduvieron alejados de los mandamientos de Dios. De cada uno de estos reyes se dice "hizo lo malo ante los ojos de Jehová". Joram era merecedor de la ira de Dios sobre su vida y reinado. La destrucción de Judá era lo que se esperaba.

Sin embargo es maravilloso notar que Dios no se olvidó de su promesa. Él había dicho a David que guardaría a su descendencia perpetuamente y así lo hizo.  Su fidelidad, gran amor y la multitud de sus misericordias evitaron que el juicio cayera sobre Judá (Num. 23.19).

Es interesante observar que cuando se describe a Joram como uno más de los reyes que hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, se menciona que su mujer era una hija de Acab. Aquí se cumple el dicho popular: “Al lado de un mal hombre hay una mala mujer”.  ¿Hasta qué punto la influencia de su mujer pudo haber afectado el reinado de Joram?

Cuántas veces se nos olvida que hemos sido llamados a vivir en santidad y que la ira de Dios viene en contra de los desobedientes. No obstante, el Señor en su infinita misericordia no nos paga conforme a nuestros pecados, sino que es fiel a sus promesas y nos da la oportunidad de venir a Él para ser limpiados de todo pecado. Él extiende hoy una invitación (Is. 1.18-20) que es para todos aquellos que reconocen su necesidad de Dios y anhelan glorificarlo.

Aplica
¿Cuántas promesas del Señor conoces? Recuerda: hay muchas promesas de Dios que son para ti.  Si tienes que ponerte a cuentas con el Señor, no tardes en hacerlo y disfruta de sus bendiciones.

Ora
Señor, ayúdame a ser fiel a ti y a entender que tus promesas son reales.