La Palabra puesta en práctica

Lucas 8.1-15

La sensibilidad del corazón es terreno propicio para que Dios lo vuelva productivo.

Esta parábola suele usarse con finalidad evangelística. Sin embargo, la parábola puede también aplicarse al compromiso del cristiano.

En este sentido, los cuatro terrenos, podrían significar cuatro compromisos del cristiano frente a la Palabra de Dios.

1. El camino: Compromiso superficial con la Palabra; ni siquiera forma parte de la vida. El creyente representado por esta clase de terreno está expuesto a ser arrebatado por cualquiera, porque la Palabra no ha echado raíz en su vida.

2. La roca: Compromiso de escasa profundidad. Es posible que se base sólo en una emoción o convicción liviana, después de la que viene un deterioro rápido del compromiso.

3. Los espinos: Es un compromiso aceptable, que da lugar a lo que Dios quiere realizar. Pero los problemas cotidianos, las preocupaciones por lo temporal, abruman al creyente y pierde de vista la esencia del mensaje de Cristo.

4. La buena tierra: Es un corazón sensible a lo que Dios dice. Esto es lo que Dios espera, una profunda relación con el Señor, vida de santidad, libertad de las impurezas. Una vida íntegra permite la manifestación de la gloria de Dios.

Aplica
La santidad del cristiano es evidencia de su madurez espiritual. Si midieras tu vida espiritual en relación con los tipos de terreno, ¿a qué categoría de terreno corresponde tu vida? Como resultado de esta evaluación, ¿qué compromiso quieres hacer hoy delante del Señor?

Ora
Oh Señor, en este tiempo de relativismo, ayúdame a obedecerte en forma incondicional. Dame un corazón que sea terreno fértil para tu Palabra.