Jehová, Dios de pacto

2 Reyes 13.1-25

La fidelidad de Dios en guardar su pacto con Abraham, Isaac y Jacob conservó los reinos de Israel y Judá.

Al morir Jehú comenzó a reinar su hijo Joacaz, el cual desobedeció a Dios y cometió los mismos pecados de Jeroboam, quien hizo que los israelitas pecaran.

Como consecuencia de su pecado, Joacaz fue vencido por Hazael rey de Siria.  Al ver Joacaz como Hazael estaba haciendo sufrir a los Israelitas, oró a Dios, quien en respuesta lo libró del poder de los asirios.  De esta manera volvió a reinar la paz en los hogares israelitas. Pero aún así ellos no dejaron su pecado de adorar a dioses falsos.  ¡Qué falta de gratitud y entendimiento por parte del pueblo!

Al morir Joacaz, su hijo Joás reinó en su lugar. Este cometió los mismos pecados con los que Jeroboam había hecho pecar a los israelitas.  Durante el reinado de Joás, éste recurrió a Eliseo, quien estaba ya muy enfermo y a punto de morir. Lloró por él diciendo: ¡Mi Señor, mi Señor! ¡Fuiste más importante para Israel que los carros de combate y los soldados de caballería! Qué verdad más grandiosa, pero qué poco valorada hasta entonces.

Joástuvo la oportunidad de depender de Dios y obedecer a su profeta.   Las flechas que le fueron entregadas eran señal de victoria. Sin embargo no golpeó la tierra las veces que pudo hacerlo; por eso, solo vencería a los asirios tres veces.  Hazael hizo sufrir a Israel durante el reinado de Joacaz, pero Dios, por amor a su pacto con Abraham, Isaac y Jacob no le permitió  destruir a Israel. 

Aplica
Recuerda que si pecas, el pecado traerá sus consecuencias. ¿Necesitas confesar algo al Señor? ¡Alégrate!  Abogado tenemos (1 Jn 2.1) ¿A quién recurres cuando estás en problemas? ¿Eres agradecido cuando Dios tiene misericordia de ti?

Ora
Señor, abre mis ojos para que siempre pueda ver tu mano en medio de las circunstancias.