El rechazo

Lucas 9.1-6  

Jesús entrega a sus discípulos la tarea de ir y hablar a otros sobre el reino de Dios.

Aunque ahora contamos con la radio, la televisión y los diarios, también es necesario que nosotros llevemos el mensaje de Jesús de manera personal y por medio de nuestras palabras. 

Parte de la comisión que Jesús les dio a sus discípulos, dándoles poder y autoridad, fue de sanar a los enfermos (1-2). Nosotros también hemos sido comisionados por él y contamos con la presencia y poder del Espíritu Santo.  ¿Nos preocupamos por la condición física yestado espiritual de otros?

Es importante notar que Jesús les enseña a depender de él y de su provisión para todo, no les pide que lleven más que su ropa de uso sin ni siquiera una túnica extra. Tampoco comida ni dinero (3).  Jesús vivió de manera sencilla. Los discípulos tenían que depender de otros. Aceptar regalos es una forma de permitir que otros participen en la difusión del evangelio.

Jesús les muestra dos tipos de reacciones que podrían esperar. Una buena recepción, a lo cual hay que atender quedándose y hablándoles a ellos. La otra puede ser de rechazo. Al usar la expresión “sacudir el polvo de sus sandalias,” les estaba diciendo que se olvidaran del rechazo y dejaran eso en manos de Dios.  Era un acto simbólico, una costumbre judía.

Aplica
¿Quién era la fuente de autoridad de los discípulos? ¿Tienes esa misma autoridad?  ¿Por qué recomendó Jesús a sus discípulos que no llevaran nada para el camino?  ¿Cómo puede aplicarse esto a nosotros?

Ora
Ayúdame, Padre, a recibir la comisión que me das y dame valor para ir y predicar siguiendo el ejemplo de tus discípulos.