Un rey honesto

2 Reyes 12.7-21

Honestidad en la administración del dinero.

Como parte de su fidelidad a Dios, el rey Joás no se conformó con derribar el templo del falso dios Baal, sino que deseó reconstruir el templo de Jehová, que había sido abandonado por sus antepasados por dedicarse al culto a Baal.

Designó las ofrendas estipuladas y las voluntarias para reparar el templo. Luego verificó que así se hiciera. Instaló un sistema de control interno para contabilizar el dinero. Luego lo entregaban a los encargados de la obra, quienes lo administraban fielmente. Así la obra comenzó a avanzar.  Sólo el dinero por el pecado y el dinero por la culpa eran para el sostenimiento de los sacerdotes.

En este texto podemos aprender que en el manejo de las finanzas hayprosperidad cuando se hace con honradez y orden, y el dinero se usa para lo que han sido dados.  También es bueno recordar que las personas encargadas del ministerio deben ser sostenidas con nuestra ofrenda a Dios, tal como lo escribió Pablo en 1 Co. 9.1 “De la misma manera cuando nosotros les comunicamos a ustedes la buena noticia, es como sí sembráramos en ustedes una semilla espiritual. Por eso, como recompensa por nuestro trabajo tenemos derecho a que ustedes nos den lo necesario para vivir.”

Cuando Hazael, rey de Siria, vino a atacar a Jerusalén, Joás tomó los objetos del templo, los tesoros y el oro, y los dio a Hazael, quien al recibirlo suspendió el ataque. ¿Por qué Joás actuó tan precipitadamente? Finalmente Joás fue asesinado por sus oficiales.  

Aplica
¿Cómo demuestras que eres un buen administrador de tu tiempo y dinero? ¿Retribuyes con tus ofrendas a quienes te instruyen? ¿En qué ocasiones actuaste precipitadamente y sin consultar a Dios al encontrarte en apuros? ¿Cómo puedes evitar esto?

Ora
Señor, que mi vida sea limpia y transparente para honra y gloria de tu nombre.