Con esta vara harás milagros

Éxodo 4.1-17

La Palabra de Dios es viva y eficaz.

En los tiempos antiguos los pastores y muchas otras personas llevaban una vara, bastón, cayado o báculo, en el cual se apoyaban al caminar, señalaban o alcanzaban algo o se defendían de algún peligro. Es muy raro ver en nuestros tiempos a alguien usando un instrumento como ese. Pero si traemos esa imagen, podemos ver al creyente con una herramienta similar, con la cual apoyarse, aconsejar, dirigiro defenderse: la Biblia. Esa es nuestra vara y con ella haremos verdaderos milagros en nuestro tiempo.

La fe viene de escuchar la Palabra de Dios (Ro. 10:17) y nuestro crecimiento espiritual no viene de otra parte más que de nuestro conocimiento de ella. El propósito con el que Dios llamó a Moisés fue liberar a Israel de su cautiverio en Egipto y todos los actos están dirigidos a ese objetivo. El encargo que Cristo nos ha dejado es el mismo, en el plano espiritual: liberar a la humanidad de la esclavitud del pecado.

No hay mayor milagro que ver una vida transformada por el poder de la Palabra de Dios y de la oración. Y más aún, ¡ver que podemos ser instrumentos de Dios para llevar a cabo ese milagro! La inseguridad de Moisés como la de muchos creyentes hoy día, está en no conocer al Dios que anuncian, pero Dios se comprometió a ayudarle y la vara serviría de apoyo y respaldo a sus palabras. Necesitamos conocer y aprender a manejar la Palabra de Dios, nuestra Vara, para poder llevar a cabo el milagro de la nueva vida en Cristo de todos aquellos a quienes somos enviados tanto a anunciarla como a formarlos en ella.

Aplica
Mi vida está llamada a ser un instrumento de Dios para llevar libertad a muchos. ¿Eres un buen instrumento para ello? ¿Qué tan bien consideras que conoces y manejas la Biblia? ¿Dedicas con agrado un buen tiempo para estudiarla? ¿Te siente capaz de enseñarla o ayudar con ella a otros?

Ora
Amado Señor y Dios mío. Tú me has dado gozo y esperanza a través de tu Palabra. Me has edificado en ella con sólido fundamento.