Manos a la obra

Nehemías 3.1-32

Con paciencia y perseverancia, el trabajo compartido rinde frutos.

Para derribar o destruir algo, solo basta un instante, pero reedificar requiere mucho esfuerzo; hay que descombrar y limpiar. Vemos que cuando empezaron la tarea de la reconstrucción enmaderaron, arreglaron y levantaron sus puertas con las cerraduras y cerrojos, las partes del muro con sus respectivas  puerta. Así como las torres, que representan los puestos de vigilancia, con atalayas que dan voces cuando el enemigo sé acerca.  El trabajo fue repartido entre los sacerdotes y las familias, según sus nombres y de acuerdo al tramo correspondiente.

Encontramos información sobre la topografía de Jerusalén que no aparece en ningún otro libro de la Biblia. Diez puertas se enumeran aquí, pero hay dos más en los capítulos 8 y 12.

Las puertas son importantes, pues permiten el ingreso y salida de un lugar, también sirven para resguardar, lo que está adentro. Cuando empezó la reedificación del muro, se incluyó la restauración de las puertas.  Notamos que cada una de las puertas es clave para la obra de Dios, ya que manifiestan lo que Cristo es; Él dice, Yo soy la puerta el que por mi entrare será salvo. Dios pone especial cuidado, y se toma el tiempo de llamarlas por sunombre,  según corresponde a sus propósitos. Es interesante notar que la primera puerta en ser restaurada es la puerta del Pescado.

Según la tradición, el pescado era el símbolo con el cual se identificaban los primeros cristianos, además, Jesús alimentó a las multitudes con dos panes y cinco peces. De esta forma las puertas eran edificadas, según los tramos del muro queestaban siendo restauradas.  Alzad oh puertas eternas vuestras cabezas, y entrará el Rey de gloria (Salmo 24.9).

Aplica
¿Eres tú de los que entran y dejan entrar? ¿De qué manera estás animando a otros a que entren? Piensas en aquellas áreas de tu vida que Dios quiere restaurar. ¿De qué manera estás dejando la puerta abierta para Dios pero la cierras para el enemigo de tu alma?

Ora
Padre celestial, te entrego la llave de mi corazón. Haz tu obra en mí para que pueda hacerla en otros.