Profanación del día de reposo

Nehemías 13.15-31

Sed santos, porque Dios es santo.

En todos los tiempos el guardar el día de reposo, era una de las normas en que más se hace énfasis. Aún no había venido la dispensación, ya que Jesús es el Señor del día de reposo, él vino trayendo un mensaje liberador, en el cual se permitía en sábado, sanar a los enfermos, perdonar pecados y liberar a los oprimidos por elenemigo, y despojar de las cargas, a los que se encontraban trabajados y cargados.

En estos pasajes notamos, que había una profanación del día de reposo, el sábado era el día del Señor, en el cual debían de ocuparse de la adoración y reposar en su presencia.  Pero ellos se ocupaban de hacer y vender vino, ponían cargas sobre los animales (15) y traían toda clase de productos para vender, y como estaba prohibido, se quedan junto al muro, para negociar en cuanto hubiera una oportunidad. Todo esto desagradó al profeta, y mando poner gente fiel, para que cerraran las puertas de la ciudad y de esta manera impedir el ingreso de los comerciantes (21)

Y por si fuera poco, ellos habían hecho cosas abominables, casándose con  mujeres extranjeras, Dios había prohibido el yugo desigual. El profeta les recuerda como Dios había amado a Salomón, y lo había puesto por rey, pero su corazón fue desviado a causa de las mujeres extranjeras que lo hicieron pecar.     Dios es Santo, y quiere que su pueblo sea santo,  que no contaminemos su casa ni el pacto del sacerdocio de los levitas, para él, nosotros somos real sacerdocio y nación santa (1ª. Pedro 2.9)

Aplica
¿Te guardas de la infidelidad? ¿Procuras con todo tu corazón guardar sus mandamientos?

Ora
Señor, mantenme fiel, para que pueda acabar la carrera con gozo.