Palabras sabias

Proverbios 10.17-32

 

Las palabras pueden ser sabias y edificar a muchos, o bien, necias y destruir.

Una manera de conocer a las personas consiste en escuchar las palabras que utilizan al comunicarse. En la mayoría de los casos, las palabras de una persona reflejan sus sentimientos, pensamientos, ambiente en que vive y los valores espirituales y morales que sigue. Este pasaje dice que los labios calumniadores (18) y que hablan perversidades (32), son de personas necias e impías. De igual manera, los labios del justo se abren cuando es prudente hacerlo (19), cuando tienen algo sabio e importante que decir (31), y que puede beneficiar a muchos (21). Por tal motivo, los labios del justo (su hablar) tienen un alto valor (20) y estima ante Dios y los hombres.

En la comunicación interpersonal podemos hablar de aspectos positivos o negativos sobre un hecho o persona específicos. Por naturaleza somos propensos a acentuar y recordar lo negativo. Una manera sencilla de evitar esto es pensar y hablar de todo lo positivo en cada una de nuestras pláticas. Es muy oportuno recordar las palabras de Filipenses 4.8: "piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buen nombre. Piensen en todo lo que es bueno y merece alabanza."

Aplica
¿De qué manera actúas cuando te comentan algo confidencial? ¿Piensas antes de decir algo? ¿Qué tipo de pláticas sostienes la mayor parte de tu tiempo con amigos y familiares? ¿Son tus palabras edificantes o destructivas?

Ora
Señor, que mis labios sólo se abran para edificar y para compartir tu gran amor.