Oración meditada

Lucas 6.12-19

Jesús, nuestro ejemplo de vida de oración.

Sólo cinco veces se refiere Lucas a situaciones como ésta, en que Jesús se retira a un lugar alejado para orar (5.16, 6.12, 9.18, 9.28, 22.41). Cada una de ellas es de significativa importancia y ésta es la que afirma su ministerio.

El resultado de esa larga noche con Dios fue la elección de los doce de entre el gran grupo de discípulos; elección que, por sus características, fue fundamental para la historia del cristianismo después de la muerte y resurrección del Maestro.

Indudablemente su oración no fue emotividad irreflexiva.

Escogió a doce hombres, no en base a un conocimiento superficial de ellos, sino sabiendo profundamente quiénes eran, qué sentían y qué querían. Los escogió no con la burocracia de una elección institucional, sino con la dinámica que puede conferir Dios a todo esfuerzo humano que se reconoce impotente en sí mismo.

El punto de partida fue una larga oración que contenía principalmente una gran disposición al diálogo con Dios.

Aplica
¿Cómo son tus oraciones? ¿Hablas con Dios de una forma racional y pensada, como lo harías con otra persona? ¿Dialogas con él o es sólo un monólogo?

Ora
Así como enseñaste a tus primeros discípulos a hablarte, muéstranos cómo hacerlo, cómo llegar a ti cual "incienso agradable".