Jesús y las leyes humanas

Lucas 6.1-11

Hay una intención divina detrás de las leyes. Hay que interpretarlas.

En este pasaje encontramos dos situaciones similares en las que Jesús se enfrenta con los religiosos de su época (6.1-5 y 6.6-11). Al principio, el día de descanso había sido dedicado a Dios. Descansar un día de cada siete era beneficioso, tanto para el hombre como para el animal (Ex. 31.12 ss). Ese día era dedicado a Dios. Posteriormente perdió su carácter festivo y se convirtió en un deber religioso.

Actitud de los fariseos. Por las palabras de Jesús en el versículo 3 podemos decir que los fariseos creían teóricamente que las necesidades humanas invalidaban las leyes rituales, pero no practicaban ni dejaban practicar aquello que decían creer (2, 8). Como los fariseos, nosotros corremos el riesgo de quedar sumergidos en el cumplimiento de leyes, olvidándonos del amor al prójimo. Al leer la Biblia, ¿lo hacemos para llenarnos de conocimientos, como ellos hacían con la Ley, o nos acercamos a ella dispuestos a poner en práctica lo aprendido?

Actitud de Jesús. Jesús comprende (1) y alivia (10) las necesidades humanas. Contrasta con los fariseos que se limitan a criticar. La actitud de amor y comprensión de Jesús de ningún modo invalida la Ley sino que la reafirma.

Aplica
Discute en tu grupo de Unión Bíblica qué se entiende por ser "fariseo" y "seguidor de Cristo." ¿Cómo te comportas? ¿Ayudas a otros a dejar su fariseísmo?

Ora
Señor, amo tus leyes, pero también quiero amar a las personas como tú las amas.