La mejor defensa

Lucas 5.27-39

 

Cuando se presenta la oposición, muchos buscan el camino más fácil.

El pasaje de hoy nos dice mucho en cuanto a qué hacer ante situaciones complicadas o al tratar con personas difíciles. El comportamiento de Jesús y sus discípulos despertó murmuraciones y críticas de parte de los escribas y fariseos porque estos tenían un esquema de pensamiento inflexible que nos les permitía ver más allá de las apariencias y porque tampoco reconocían el verdadero sentido del ministerio de Jesús.

La manera en que Jesús manejó la situación muestra que algunas veces atacar es la mejor defensa (31, 34). Parece que es más efectivo confrontar a la oposición que retraerse, callarse o argumentar de manera defensiva.

Pero si hemos de utilizar esta táctica, es necesario primero cultivar las habilidades de Jesús. El conocía a sus enemigos y los entendía, tenía un entendimiento perfecto de ellos y al mismo tiempo un intenso amor por las personas que le atacaban.

Si seguimos el ejemplo de Jesús, tenemos que aprender a hablar en el momento oportuno (31-32), reconocer cuando la gente cambia su forma de ataque e intenta llevarnos a terrenos poco productivos (33-34) y saber tomar la situación enérgicamente con la verdad.

Aplica
Seguramente Jesús sabía que los fariseos no serían persuadidos. ¿Por qué entonces tomó la ofensiva al responder sus preguntas? ¿Qué estaba esperando que sucediera en ellos? ¿Qué hay en este incidente que te pueda ayudar a tratar a quienes te confrontan?

Ora
Señor, dame la sabiduría y la paciencia para mostrar tu gracia en las situaciones difíciles hoy.