Para ver la salvación

Lucas 3.1-22

 

La voz que clama, es un llamado específico al arrepentimiento.

Hay un tiempo específico para Juan, el de anunciar el arrepentimiento para perdón de pecados (1-9). Para nosotros, es tiempo de anunciar las virtudes de su amor, que obraron en nosotros el cambio de la oscuridad a su luz admirable (1 P. 2.9).

El arrepentimiento no consiste necesariamente en acudir con la multitud a un llamado, ya sea por temor, conveniencia o apariencia. Se trata de un cambio individual, consciente y constante que se ve tanto interna como externamente (8-14).

La confrontación y exposición clara de la verdad en nuestras vidas, si bien es cierto que ayuda en gran manera, no es suficiente para la realización de nuestra salvación. Es necesario ser depurados con fuego y vitalizados por una actitud o espíritu nuevo, ¡El Espíritu Santo! (15-18). Hay necesidad de definirse. La confrontación no deja a nadie en término medio. O bien se hunde o se eleva (19-22).

Aplica
¿Estas anunciando las maravillas de su amor? ¿Hay frutos dignos en tu arrepentimiento o estás estancado en una autojustificación infructuosa? ¿Has permitido al Espíritu Santo que te libere para cumplir las expectativas de Dios?

Ora
Padre, ayúdame a poner mi corazón en sintonía con tus demandas.