Dinero, deudas y trabajo

Proverbios 6.1-19

 

La Biblia desarrolla la sabiduría necesaria para las situaciones problemáticas.

Cuidado con las deudas (1-5). Como cristianos somos llamados a ser generosos, pero no ingenuos ni descuidados (1). Dar incondicionalmente a otro puede exponerlo a la tentación y la irresponsabilidad. Además puede causar serias tensiones entre dador y deudor. Tengamos cuidado con lo que damos o prometemos a otros y más aún con lo que prometemos a Dios (Ecl. 5.4, 5). Si se tiene dudas antes de comprometerse con alguna promesa, donación o préstamo, es mejor detenerse.

Cuidado con la pereza (6-11). Sería fácil descartar este pasaje, diciendo que no tiene aplicación en una sociedad donde el desempleo es un problema serio. Sin duda la iglesia debe buscar soluciones, creando fuentes de trabajo, desafiando a sus miembros a compartir y ayudando al desempleado a reconocer que su valor ante los ojos de Dios no depende de un empleo. Pero, aquí hay un principio sobre el trabajo: El cristiano trabaja buscando la aprobación del Señor; ello implica un servicio callado que no espera reconocimiento humano (Ef. 6.5 y 6).

Persevera en hacer el bien (12-19). Esta es la situación del cristiano que busca el bien. Dios aborrece las actitudes que se describen aquí, que llevan al desorden y la anarquía.

Aplica
Explica en tus palabras las siete cosas que aborrece Dios. ¿Eres culpable de alguna de ellas? ¿Qué harás al respecto? En estos días de tanto desempleo, ¿qué vigencia tienen en tu vida los versos 6-11?

Ora
Ora hoy por tu país, tomando en cuenta algunos de los titulares de los periódicos.