Victorias

2 Samuel 8:1-18

 

Lo que Dios concede, el hombre no lo puede ganar.

“Y Jehová dio la victoria a David por dondequiera que fue” (6, 14). Saúl, durante su reinado estaba más interesado en perseguir a David que en cuidar sus fronteras. A su muerte, la guerra civil de Is-boset generada por Abner sigue permitiendo que las naciones vecinas robaran territorio y posesiones de Israel. David, al llegar al trono tiene que poner fin al pillaje y mostrar su autoridad. Dios lo ayuda dándole muchas victorias.

Los últimos versículos no deben pasar inadvertidos: hay una lección para el creyente a quien Dios le da victorias. ¿Tienes organizada tu vida en estas áreas? Dios quiere que cuides estas siete esferas de tu vida y que su Espíritu esté al control de cada una de ellas.

1. La administración de justicia y equidad (15).
2. La defensa de lo que Dios me ha dado (16).
3. El archivo (el cronista) que registra todos los beneficios que Dios me ha dado y todos los aciertos o errores que he cometido (16).
4. Los momentos que paso con Dios (el sacerdote), orando, intercediendo, agradeciendo... (17).
5. La lectura y estudio de la Biblia (el escriba) que me dirá cómo agradar a Dios (17).
6. Tu cuerpo (los cereteos y peleteos) que ha de estar en sujeción (18).
7. Tu imagen (los príncipes) que será vista por los hombres (18).

Aplica
Identifica en cuál de las siete esferas de tu vida Dios te está llevando de victoria en victoria. ¿Hay algún área que necesitas llevar delante del Señor buscando su ayuda? ¿De qué manera estás cuidando las fronteras de tu vida para evitar la invasión del mundo?

Ora
Mi Señor y Rey, tus victorias son las mías. Recibe hoy mi sincero tributo. Llévame de victoria en victoria.