Cambio de planes

2 Samuel 7.1-17

¿Qué promesa y corrección dio Dios a David?

El reino de David comenzaba a establecerse firmemente y su palacio fue construido. Sin embargo, no parecía apropiado que el arca se encuentre en una tienda de campaña mientras el rey vive en un palacio. Quizás esto era algo en lo cual David tenía que ocuparse; estaba surgiendo una nueva visión.

La respuesta de Dios a través de Natán era un cuadro del futuro más allá de lo que David pudiera haber imaginado. El propósito para con David no era construir un edificio para Dios, sino el ganar batallas que asegurasen la paz para el pueblo de Dios (1 Reyes 5.3). De la construcción del templo se encargaría otra persona en una fecha posterior (cap. 13). Aún hay más: el llamado de Dios a David era parte de la historia de la salvación, a diferencia de Saúl, cuya esperanza de una dinastía se desvaneció a causa de su propia desobediencia (15). Dios quiere construir la casa de David, es decir una dinastía que dure para siempre; la promesa se umplió fiel y finalmente en Jesucristo.

Al hacer un balance de nuestras vidas, nuevos sueños y planes pueden salir a la superficie las cosas que queremos hacer para Dios o las cosas que esperamos que Dios hará por nosotros. Nosotros, también, somos parte de una historia más grande, nuestras vidas están entretejidas en el plan de Dios para la historia humana. Haz una pausa en tu caminar para buscar a Dios y considerar sus planes para tu vida. Quién sabe si tus planes no concuerdan con los de tu Hacedor.

Aplica
Toma tiempo para reflexionar sobre cómo Dios te ha encaminado hasta aquí y cuál es su plan para tu vida en el futuro a partir de hoy.

Ora
Amado Dios, yo sé que Tú me estás guiando cada día y que tienes un buen plan y un propósito maravilloso para mi vida. Mil gracias.