Haciendo lo justo

2 Samuel 4.1-12

La oposición que encontró David fue grande. La mano de Dios estuvo presente en todo momento.

La enseñanza principal de la lectura de hoy ha sido enfatizada en varias otras oportunidades: David no hizo nada engañoso para asegurarse el reino. Consideremos, por lo tanto, los otros personajes de la historia de hoy.

Is-boset, quiere decir 'hombre de vergüenza'. Su verdadero nombre era probablemente Is-baal. Originalmente “Baal” quería decir tan sólo 'señor' (o, a veces, 'esposo'), pero luego vino a estar relacionado siempre con el dios de los cananeos. Fue por eso, tal vez que cambiaron el nombre del hijo de Saúl. El pobre Is-boset no tenía capacidad como para llegar a ser rey. Tampoco tenía carácter de líder. En las manos de Abner era un simple juguete. Al mismo tiempo debemos recordar que no era un niño - tenía cuarenta años (2.10), y había -sido testigo de la caída de su padre. Y ¿acaso no habría recibido alguna influencia de su noble hermano Jonatán? David lo llamó “un hombre inocente”' y es probable que así fuera.

Baana y Recab, eran capitanes de una pandilla de ladrones, o guerrilleros, que incursionaban en territorios ajenos, robando y destruyendo. Is-boset los tenía a su servicio, y este es otro aspecto de su falta de sabiduría. Estos dos hombres intentaron justificar su acción como el cumplimiento de la voluntad de Dios (8). David rechazó sus argumentos (11) y los castigó como se merecían.

Mefi-boset, hijo de Jonatán, había sufrido mucho después de la muerte de su padre (4). A él, David lo trató luego con mucho cariño (2 S. 9).

Aplica
Al igual que Recab y Baana, David había sido jefe de un grupo de guerrilleros. ¿En qué se diferenció de ellos? Las personas de las que te rodeas, ¿las edificas, te edifican, te apartan de Dios? ¿Eres justo con todas ellas?

Ora
Gracias, Padre, por el ejemplo de la integridad de David, que se negó a aprovecharse de las personas débiles, como Is-boset.