Respondiendo a los desafíos

2 Samuel 2.1-3.1

¿Qué hizo David antes de ser ungido rey?

Aunque Saúl estaba muerto, el tema de la realeza no se resolvió al instante. Otros sentían que tenían un derecho al trono. ¿Cómo enfrentó David estos desafíos? Había sabido por años que iba a ser rey, sin embargo, los años en el desierto habían formado una dependencia, no en los ejércitos, la reputación o las maniobras políticas, sino en Dios. Así que David procura obtener instrucciones detalladas de parte del Señor. Su respuesta obediente al propósito de Dios resultó en una creciente influencia y poder (2.4, 3.1).

De la manera en que abrazamos las promesas de Dios, cuando todavía hay batallas por delante, así enfrentamos los problemas. Dios te dio una esposa, ¿cómo vas a construir un matrimonio duradero? Dios te dio un hijo, ¿cómo vas a construir una familia que cada vez más crece en el conocimiento y el amor de Dios? Él te dio un regalo o una oportunidad, ¿vas a desenvolver el regalo, explorar esa oportunidad y realizarte según el potencial que Dios te ha dado? Es muy fácil, una vez que recibimos respuestas a la oración, el confiar menos en Dios para seguir adelante con nuestras propias ideas, fuerzas y recursos. El ejemplo del rey David nos recuerda que debemos confiar en Dios, no sólo cuando lo necesitamos en el desierto, sino también cuando llegamos a nuestra tierra prometida.

Aplica
¿Qué promesas de Dios y desafíos de la vida estás tratando de abrazar? ¿Cómo vas a depender de Dios?

Ora
Señor, gracias que Tú haces mucho más que solo responder a mis oraciones. Eres mi guía en todos los aspectos de la vida.