Una falsa prosperidad

Oseas 2.1-13

El mensaje de hoy está lleno de dolor e indignación del esposo que siente su amor despreciado.

Oseas es el primer profeta en usar la analogía del matrimonio para representar la relación entre Dios y el pueblo de Israel.

El esposo traicionado: (2.1-5). El lenguaje es de divorcio;  el pueblo infiel trae sobre sí las señales de sus prostituciones y de sus adulterios. Los hijos son iguales, pero son invitados a romper con ella o a correr la misma suerte si no escuchan la advertencia. Ir tras los “baales” no representa solamente adoración de ídolos, sino la elección de un estilo de vida que afecta todos los compromisos y las relaciones sociales. Los baales eran considerados como la fuente de la fertilidad y de la prosperidad económica; adorarlos era olvidar la importancia del trabajo, de la honradez, de la autodisciplina, de la vida de santidad que agrada a Dios y reducirlo todo a rituales orgiásticos y sensuales.

La esposa malagradecida es castigada (2.6-13). El profeta ve la adopción del estilo de vida de los canaanitas como la principal causa del colapso del pueblo de Israel.  Lo que más lo irritaes que Israel no reconoce que es Dios quien bendice sus campos y su tiempo de gozo, paz y riqueza. Dios ha decidido retirar todas sus dádivas y con una serie de castigos traerá a la infiel nuevamente a la razón y al hogar.

Aplica
¿Te dejas llevar por el estilo de vida imperante en tu entorno social?  La sutileza de los ídolos actuales afecta la manera en que vemos el trabajo, el descanso, la diversión, el dinero, el poder, la responsabilidad social, las relaciones. ¿Cuál de estas áreas te hacen ser infiel a Dios?

Ora
Te confesaré mis transgresiones, Señor, y tú perdonarás la maldad de mis pecados. Tú eres fiel, Señor.