No se desanimen

Hechos 27.1-26

Imagínate al leer este pasaje cómo te sentirías si fueras parte de la tripulación.

En ese tiempo era peligroso viajar porque no se conocía la brújula y navegaban guiados por las estrellas. Cuando hacía mal tiempo, podía llegar a ser muy peligroso o se hacía casi imposible navegar (20). El relato de este pasaje ocurre en el mes de octubre, que aunque es otoño, es ya una época peligrosa para viajar. Esta es la razón por la que Pablo aconseja al capitán quedarse en Creta. El ofrece este consejo porque está convencido de que Dios quiere que él llegue a salvo a Roma para continuar su trabajo misionero.

La situación se pone tan difícil que hasta se quedan sin comer por mucho tiempo (21). Pablo se dirige a la tripulación diciendo que se animen, porque él tiene confianza en Dios. Habrá dicho esto con mucha credulidad porque la tripulación le creyó. Él sabía que Dios tenía un plan y que no fracasaría. Quizás, el plan no saldría del modo en que Pablo lo tenía previsto, pero sí del modo en que Dios lo planeó. Habría problemas en el camino: Pablo mismo dijo que el barco no se salvaría. Sin embargo, a pesar de los problemas, la fe en Dios continúa. Recordemos el mensaje de aliento "no se desanimen" y tengamos en cuenta que Dios no dejará que su plan fracase.

Aplica
Hay veces que las situaciones se tornan de tal modo que parece que el plan de Dios va a fracasar. ¿Cómo puedes ser de aliento a otros y mostrarte firme confiando en el Señor? ¿Cómo puedes ayudar a quienes viven situaciones difíciles?

Ora
Señor' ayúdame a no desanimarme. Enséñame a poner cada día más mi confianza en ti.