La esclavitud del pecado

Oseas 5.1-14

A veces el pecado resulta difícil de resistir, especialmente en algunas adicciones.

Parece que cada cosa que el pueblo de Israel hacía los alejabanaúnmás de Dios. Incrementar el número de sacrificios no ayuda (6). Otro tropiezo eran las alianzas con otras naciones (11-13). Ellos no eran capaces de percibir de su propia arrogancia y pecado causaba el alejamiento de Dios. La adoración es inaceptable cuando nuestras vidas contienen pecado deliberado.

No debiéramos subestimar la manera fuerte con que el pecado nos atrapa. Se describe como una trampa, como una red y como un pozo profundo (1, 2). La lucha entre querer hacer lo bueno y los deseos humanos que nos llevan al mal también se describen en Romanos 7.21-24. Dios no espera que luchemos solos contra el pecado. El nos va a ayudar, pero para esto necesitamos ir a él y admitir nuestra culpa.

Nota cómo Oseas describe la manera en que Dios tratará nuestro pecado si nosotros no nos sometemos a él voluntariamente (14). Dios se compara con un león muy fuerte que con poder quitará al pecado.

Aplica
¿Cómo puedes saber cuándo te estás alejando a causa de algún pecado? ¿Cuáles son los sentimientos que te vienen? ¿Qué deberías hacer para estar más cerca del Señor? ¿Qué es lo que debes estar preparado para sufrir si no lo haces?

Ora
Señor, dame la fortaleza para mantenerme alejado de todo camino del pecado.