Un fuego ardiente

 

Jeremías 20.1-18

 

Los intentos de callar a Jeremías se intensificaban, desde la conspiración hasta la verdadera persecución.

 

La breve entrada de Pasur en el registro histórico del pueblo de Judá, es triste. Él era sacerdote y jefe de seguridad del templo. Su reacción ante las profecías de Jeremías fue de odio incluso más cuando escuchaba las profecías y el llamado al arrepentimiento. ¿Cómo le responderías a alguien que no dijera nada bueno acerca de tu nación o ciudadanos, especialmente si es el único que las dice?

Jeremías enfrentó una cruel oposición al servir al Señor. A él lo odiaban las personas, los gobernadores y ahora todos los que se suponía que eran los siervos del Señor. La primera conspiración para callar a Jeremías no había funcionado. Entonces Pasur arremete contra el valiente profeta quien le reprende y señala que sería entregado a los babilonios, que moriría y sería enterrado en Babilonia, lejos de su hogar.

Los profundos sentimientos de Jeremías afloran cuando clama al Señor y se queja de cómo el Señor lo ha tratado, y cómo ha permitido que sea el hazmerreír de todos. Cuando sufrió en el cepo, y todos los que pasaban cerca de él, se burlaban y lo ofendían, estuvo tentado a decirle al Señor que ya no iba a profetizar más pero luego se dio cuenta que no podía detenerse porque la Palabra del Señor era como un fuego ardiente dentro de él (9). Grande fue el dilema de Jeremías pero afortunadamente decidió continuar proclamado la Palabra de Dios. Jeremías alaba y canta al Señor “que ve los pensamientos y el corazón” (12). Desafortunadamente, este capítulo termina con afirmaciones que Jeremías hace sintiendo lástima por sí mismo. ¿Cómo reaccionarías bajo circunstancias similares?


Aplica
¿Alguna vez has sentido el deseo de regañar a tus amigos cuando dicen cosas contrarias a la Biblia? ¿Cómo reaccionaste? ¿Te animas a decirles que están equivocados o te quedas callado?


Ora
Señor, dame el valor y seguridad para compartir Tu mensaje con los demás aunque me puedan condenar o criticar.