Silenciando al mensajero

Jeremías 18.13-23

 

El pueblo de Israel conspira en contra de Jeremías para silenciarlo.


En el mundo muchos cristianos son acosados por compartir el mensaje del Evangelio. Ninguno es forzado a aceptar a Cristo, pero quienes comparten la cosmovisión de Satanás no quieren escuchar el mensaje de pecado, redención y salvación. A través de la historia vemos muchos intentos sin éxito para destruir la Palabra de Dios o a los seguidores de Dios y silenciar el mensaje de Dios. Muchos fracasan porque Dios protege su mensaje y a los mensajeros. En tiempos difíciles, los mensajeros de Dios sufren martirio, y muchas veces su muerte cambia el corazón de sus enemigos haciéndolos volver a Dios. El mensaje finalmente llega a su meta ¡alabado sea el Señor!

Este pueblo decide que ya no les gusta el mensaje que está escuchando y cree que pueden ignorar el mensaje si hace que Jeremías se calle (18).

Jeremías está consciente del plan en su contra y no puede entenderlo porque él era el representante del pueblo delante de Dios para hablar bien de ellos y que no recibieran la ira de Dios (20). Enojado, Jeremías le pide a Dios que destruya a la nación y a sus enemigos así como Dios había dicho que haría. ¿Estaba mal que Jeremías le pidiera a Dios que destruyera a sus enemigos? Hubiera estado mal que Jeremías resolviera este dilema si mataba personalmente a sus enemigos. Él hizo lo correcto al ir delante de Dios para expresarle sus sentimientos y permitir que el Señor resolviera el problema.

Todos, como Jeremías, enfrentamos a personas que nos quieren hacer daño. 2 Timoteo 3:12 dice que todo el que desea vivir una vida santa sufrirá persecución. La solución no es encontrar una forma de destruir a quienes nos persiguen, de palabra o hecho. Debemos de orar por ellos, compartir la Palabra de Dios y dejar que el Señor sea quien intervenga por nosotros.

Aplica
¿Compartes el mensaje del evangelio? ¿Qué riesgos estás dispuesto a asumir para cumplir con tu misión? ¿En qué forma ha intervenido el Señor cuando has sufrido acoso por causa del evangelio?

Ora
Señor, ayúdeme ser fiel en obedecerte y hacer Tu voluntad para mi vida en momentos de persecución y poner en Tus manos mi protección y la venganza sobre mis enemigos.