Rebeldes tozudos

 

Jeremías 29.20-32

 

Jeremías condena a los falsos profetas e invita al pueblo a escuchar a Dios.

 

Los falsos profetas están promoviendo planes de traición y Jeremías los denuncia (21). Haciendo esto se distancia de estos profetas y se libra de que lo acusen a él de traición.

La convicción inamovible de Jeremías de que Judá tiene que morir si quiere resucitar, lo lleva a condenar a profetas, gente del pueblo y aún el rey. La forma tradicional de castigo era la hoguera. Aún así, Jeremías no tiene compasión. Los falsos profetas eran culpables de inmoralidad y de mentir al pueblo (23). La enseñanza perniciosa tiene tan serias consecuencias hoy como las tuvo en aquel entonces.

Hemos considerado la presencia de los falsos profetas y la diferencia con los verdaderos profetas. ¿Deberíamos tomar alguna acción en contra de los falsos maestros? Según Jeremías, antes de hacerlo deberíamos recordar que Dios mismo actuará y hará que sus falsos mensajes se vuelvan en contra de ellos. También deberíamos recordar que nosotros podemos ser rebeldes en alguna forma, contra la voluntad de Dios. Si escuchamos y nos arrepentimos (19), el Señor nos restaurará.

Aplica
Estos estudios en Jeremías continúan señalando la importancia de escuchar la voz de Dios. ¿Qué puedes hacer para buscar a Dios de manera más intensa? Analiza este tema en tu grupo de Unión Bíblica y busquen juntos al Señor.

Ora
Perdóname Señor por mis rebeliones. Ayúdame a vivir más cerca de ti y a saber escucharte.