¿Quién hablará?

 

Jeremías 28.1-17

 

Jeremías se confronta con un falso profeta, ¿cómo resolverá la situación?

El nombre Hananías significa “el Señor es bondadoso” y este era su mensaje; el Señor liberaría a su pueblo. El rey en exilio y su corte regresarían; con él llevaría el oro perteneciente al templo. Y este profeta, con la frase “así ha dicho Jehová,” intenta callar al otro profeta que trae un mensaje depresivo.

¿Cuál es la respuesta de Jeremías? Simplemente se va caminando en silencio (11). No hay duda que hay momentos en que debemos callar para luego ser más efectivos cuando tengamos que hablar. Jeremías aún no había escuchado la palabra de Dios y por lo tanto era tiempo de estar callado. Pero luego, regresa con la autoridad de Dios y con una condena mayor para un pueblo que prefiere palabras “positivas” más que escuchar la voz de Dios.

Los mensajes de paz y prosperidad son más populares que nunca. “Ven a Jesús y serás sabio, sano y muy rico.” El mensaje “positivo” de Hananías estaba equivocado, no porque Dios no quisiera concedernos su gracia, sino porque usó la oportunidad para hacer que el pueblo continúe en el pecado. El verdadero mensajero de Dios predica la gracia de modo que lleva a cambiar la conducta y no permite excusas para continuar en rebeldía ante Dios.


Aplica
¿De qué manera escuchas a Dios? ¿Estás atento a lo que Dios tiene que decirte? ¿Acostumbras a afirmar ideas que aún no has confirmado con la Palabra? ¿Acostumbras a compartir del evangelio sólo aquello que hace sentir bien a los demás?

Ora
Señor, dame la sabiduría para distinguir tus mensajes de mis propias ideas y pensamientos.