La importancia de guardar un día de reposo

 

Jeremías 17.19-27

Judá conoce las consecuencias de no guardar el día de reposo (sábado) como un día santo y la destrucción de Jerusalén es una consecuencia por desobedecer esa práctica.


Las investigaciones demuestran que es importante tener un día libre durante la semana de actividades ya sea haciendo ejercicio o trabajando. Evita que uno se sienta agotado. Es importante para tener una vida balanceada ya que reduce el estrés y permite que la mente descanse. Sin embargo, la sociedad generalmente decide trabajar todos los días de la semana para ser competitivos en los negocios y ganar cuánto dinero sea posible.

Aunque el día de reposo fue hecho por causa del hombre (Mr. 2.27), el Señor dijo: “Acuérdate del día de reposo… es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna” (Éx. 20.8-10). Guardar el día de reposo era un recordatorio que Dios había hecho el cielo y la tierra en seis días y en el séptimo día, descansó. El hombre tenía que ser un mensaje viviente de su ciclo de trabajo y descansar con aquellos que le rodeaban para demostrar que el universo había sido creado por el Dios verdadero.

Ya que en las puertas de la ciudad era en dónde se llevaban a cabo los negocios, Dios le dijo a Jeremías que saliera a las puertas y les dijera que ya no podían hacer negocios en el día de reposo, de lo contrario, la ciudad sería destruida. Al mismo tiempo, el Señor ofreció bendecir Judá si obedecían ese mandamiento. Serían bendecidas sus generaciones de reyes y la ciudad sería protegida.

Aunque ya no estamos obligados a obedecer el sábado como día de reposo, debemos separar un día para honrar al Señor, para dedicárselo a él y ser un mensaje viviente de Su existencia para recibir bendición física, emocional y espiritual. Es por eso que las iglesias se reúnen los domingos. No abandonemos esa práctica de descansar un día e ir al templo para honrar y aprender de Dios.


Aplica
¿Qué significa para ti “guardar un día de reposo”? ¿Cómo lo haces? ¿Son tus “negocios” un estorbo o un incentivo para cultivar una profunda comunión con Dios?


Ora
Señor, ayúdame a ser un testimonio vivo para ti y para los que viven a mi alrededor, apartando un día solo para Ti.