Lo más importante en la vida

Deuteronomio 6.1-9

Lo más importante en esta vida es reconocer a Dios como el único y soberano Señor del universo, y amarlo con todo el ser en obediencia.

 

Como parte de su discurso de despedida al pueblo de Israel, Moisés expone lo que sería el centro de la vida espiritual y religiosa de la nación: reconocer, honrar, temer y amar a Jehová como el único Dios. 

Los hijos de Israel necesitaban recordar para siempre estas palabras de Moisés como nación y como individuos.  Para ello deberían mantener las palabras de Dios cercanas a ellos en sus oraciones matinales y vespertinas, escritas en los dinteles de sus casas y aun en las ropas que vestían. Estas acciones físicas mostrarían su compromiso indivisible con el Dios de su salvación, quien los había constituido como nación elegida por gracia.

Los cristianos debemos recordar que Dios de Su gracia nos ha elegido para ser Suyos, y que nuestra lealtad al Señor es indispensable para gozar de intimidad con Él ydisfrutar de todo lo que Él se ha propuesto para nosotros.  Al igual que los israelitas seremos tentados a dejar al verdadero y único Dios, estaremos asediados por la tentación de olvidar lo más importante en la vida: reconocer y amar a nuestro Padre sobre todas las cosas del mundo.

Debemos obedecer al Padre por encima de nuestros deseos personales y anhelos, y respetar y hacer Su voluntad como muestra suprema de nuestro amor hacia quien nos ha salvado por medio de Su Hijo Jesucristo.  Por eso debemos mantener cercanas a nosotros las enseñanzas de Jesús en la Biblia, y constantemente meditar en todo lo que Él ha hecho por nosotros como iglesia y como individuos.


Aplica
Estamos viviendo en un tiempo en cual el consumismo, el materialismo a ultranza y el egoísmo compiten por nuestras lealtades.  ¿Hay algo/alguien que te está tentando en estos momentos a ser desleal a Jesús?  Sería bueno que recordáramos cada día que nuestro único Señor y Salvador Jesucristo nos llama a amarlo y a obedecerlo con todo nuestro ser.


Ora
Padre, reconozco todo lo que has hecho por salvarme y perdonarme de todos mis pecados.  Te pido que me ayudes a siempre recordar que eres mi único Señor y Salvador, y que amarte y obedecerte es lo más importante en la vida.