Cuidándonos del entorno

 

Deuteronomio 7.1-11

Una de las responsabilidades más importantes del hijo de Dios es la de evitar ser influenciado negativamente por la cultura del mundo que lo rodea.


Israel tenía como tarea especial mantenerse como una nación separada de las otras naciones del mundo como un pueblo santo para Dios.  Por lo tanto, los israelitas tenían que seguir al pie de la letra las instrucciones de Moisés de cómo actuar con las naciones que habitaban Canaán: debían erradicarlos y no tener ningún tipo de asociación con ellos ni sus prácticas idolátricas e inmorales.

Desde nuestra realidad histórica estas instrucciones parecen extremas, pero Dios tenía razones muy específicas por las cuales esas naciones debían ser eliminadas.  Primero, habían llenado la copa de la ira de Dios, y estaban bajo el juicio de Dios por sus prácticas pecaminosas.  Segundo, su permanencia en Canaán sería peligrosa para el desarrollo del propósito de Dios que Israel fuera una nación santapara Jehová.  Tercero, si ellos se aliaban con esas naciones tarde que temprano abandonarían al Dios que los había salvado.

Los cristianos vivimos en un mundo hostil, gobernado por la naturaleza humana caída e influenciado por Satanás, el archienemigo de Dios. Por lo tanto, el principio de separación del mundo nos ha sido entregado a nosotros también (Stgo. 4.4; 1 Jn. 2.15-17). Muchas de las prácticas y acciones de nuestra cultura son antagónicas al Reino de Dios, y de nosotros adoptarlas serían estorbos en nuestro desarrollo como hijos de Dios llamados a ser santos. Debemos rechazar todo aquello que sea contrario a Dios y a su Palabra, y ser fieles a las enseñanzas de Jesucristo.


Aplica
Siendo que vivimos en una cultura hostil a Dios, ¿estás testificando del amor de Dios sin hacer compromisos ni concesiones que pongan en peligro tu vida espiritual?  ¿Qué significado especial tienen para tilas palabras de Jesús que “estamos en el mundo, pero no somos del mundo” (Jn. 17.16)?

Ora
Padre, necesito cada momento del poder de tu Espíritu para permanecer fiel a tu Palabra y a tus principios en mundo que te rechaza constantemente.  Dame la gracia y la sabiduría para dar tu mensaje de salvación sin dejarme influenciar por el entorno.