Cambio de guardia

 

Deuteronomio 3.12-29

Llegó la hora del cambio de mando, Dios ordena que Moisés prepare a Josué.

 

Asignación de las nuevas posesiones (12-20): Moisés comienza a asignar las tierras conquistadas a las familias de Israel. Como era la costumbre, la primera fue para el mayor de los hijos de Jacob, Rubén. Luego Gad. Es interesante ver que después vienen los nietos de José, Jair y Maquir, los hijos de Manasés. Sin embargo, no tuvieron permiso de establecerse completamente. Los hombres debían acompañar en la conquista de la tierra.

Jousé, el nuevo comandante (21- 22 y 28): Moisés fue un buen discipulador. Preparó a su sucesor durante los 40 años de la peregrinación por el desierto. Pero ahora había llegado la hora del cambio de guardia. Le dio órdenes claras acerca de sobre qué debía basar sus decisiones: lo que vio a Dios hacer de este lado del Jordán bajo su mando, es exactamente lo que verá a Dios hacer del otro lado del Jordán bajo el mando de Josué. Y las instrucciones personales finales de Dios (28).

El pedido personal especial de Moisés (23-29): Moisés ya sabía lo que Dios pensaba, sin embargo, hace su pedido especial de poder ver la tierra prometida. Petición denegada. "Basta" parece sugerirnos que no fue una sola vez que Moisés lo pidió. Pero le permite ver la tierra desde la cumbre de una montaña (27), a un hombre de 120 años. Tal el precio por una vez que perdió la mansedumbre el hombre más manso del mundo.


Aplica
Considera a Moisés y su conducta durante 40 años de fieles servicios. Y por una vez que se descontroló quedó afuera de la tierra prometida. ¿Por qué piensas que tú mereces mejor suerte? ¿Cómo preparas a tus sucesores? ¿Cuál será tu legado a la próxima generación?


Ora
Dios mío, enséñame a vivir una vida de ejemplo para que mis discípulos te vean en todo lo que hago, y así te glorifiquen sólo a ti.