Ahora es el tiempo

 

Deuteronomio 1.1-18

Ante un nuevo comienzo, primero las cosas que van primero.

 

Moisés ha llegado al final de su conducción de Israel, que está a punto de pasar el Jordán para entrar a la Tierra Prometida. Es un tiempo muy especial. Un tiempo decisivo y Moisés sabe que debe escoger sus palabras con mucha sabiduría.

Las palabras de Moisés (1-8): Israel está a punto de pasar a la tierra que ocupan otros pueblos y habrá enfrentamientos armados. Entonces, en lugar de brindar un discurso militar, cargado de estrategias y artes de la guerra, les habla de las Palabras de Dios. Les instruyó que tomaran posesión de la tierra que Dios les había dado en promesas hechas a Abraham, Isaac y Jacob. Era su legado espiritual. Ese era el frente correcto, no el militar. Siguiendo las ordenanzas divinas estarían del lado victorioso.

Las cuestiones del gobierno (9-18): No había duda acerca de la autoridad de Moisés y su liderazgo. Sin embargo, reconoce que él solo no puede gobernar a Israel, ya no son los 70 que llegaron a Egipto, ahora se han multiplicado como Dios había prometido (10). Y la forma de gobierno que adoptaron fue a través del reconocimiento de varones sabios y expertos que actuaron como jueces (hay un paralelo con Hechos 6), a quienes Moisés preparó e instruyó para cumplir con su mandato.

Aplica
A la luz de las instrucciones de Dios para tomar la tierra ¿cómo te preparas para avanzar en la vida? Compara los resultados obtenidos cuando lo has hecho con "acciones militares" y cuando lo has hecho siguiendo la voz de Dios. ¿Cómo te preparas para liderar sirviendo?

Ora
Señor necesito llenarme de ti, de tu poder y sabiduría para poder servir en mi familia, mi iglesia y mi comunidad.