Ejemplo de reina

1 Reyes 10.1-29

La reina de Sabá quería ver con sus propios ojos lo que sucedía en Jerusalén.


El predicador más grande de todos los tiempos acudió a esta historia para ilustrar uno de sus sermones (Mateo 12.42) y nos aclaró su aplicación.

Pero antes de pensar en la aplicación, pensemos en...

La situación. El poder y la influencia del gran rey Salomón se habían difundido hasta el lejano sur, hasta el país que hoy llamamos Arabia (ver 9.26-28). Este territorio constituía el reino de Sabá, cuya reina quiso posiblemente llegar a un acuerdo con Salomón respecto a las rutas comerciales que Él controlaba y que afectaban al pueblo de ella, además de probar su famosa sabiduría.

La aplicación. Ella había escuchado historias extraordinarias acerca de la gloria y el esplendor de Salomón, y su reacción fue muy normal: comprobarlo por sí misma. Jesús hace énfasis en el hecho de que si una reina terrenal hizo así en el caso de un rey también terrenal, nosotros deberíamos estar aún más decididos a descubrir todo lo que podemos acerca de Jesucristo. Él es mucho más grande que Salom6n. Lo que obtengamos al buscar a Cristo, será de muchísimo más valor que aquello que recibió la reina de Sabá.

Observemos a quién, finalmente, la reina atribuyó el éxito de Salomón (9). ¿Cómo reaccionan otros ante nuestros logros? ¿Reconocen la acción del Señor en nuestra vida?


Aplica
¿Cuál fue el propósito de la visita de la reina de Sabá (1)? El mundo subestima a los cristianos en vez de considerarlos sabios, como en el caso de Salomón. ¿Cómo puedes demostrar esa sabiduría que viene de Dios a los no cristianos con quienes te relacionas esta semana?

Ora
Señor, que en los encuentros que pueda yo tener con los que no te conocen, por lo menos, te vislumbren a ti, a través de mí.