¿Qué hacer ante el fracaso?

Salmos 32.1-11

El que confiesa su pecado y se aparta de él, alcanzará misericordia.


Hoy vale la pena que evalúes los tiempos que acabas de vivir. Cada uno de nuestros lectores ha tenido diferentes experiencias durante los días pasados –algunas felices, otras tristes, pero todas diferentes. Sin embargo todos reconocemos algo en común al meditar retrospectivamente: los fracasos, los errores y el pecado. No podemos volver atrás para corregir estas cosas, y no podemos borrar sus consecuencias. Entonces, ¿cómo vivir con esta carga del pasado? No la podemos encubrir, y tratar de olvidar estas cosas, nos causarán insomnio, ansiedad, y hasta una enfermedad mental. Los versículos 3 y 4 sugieren que ésta fue la experiencia del salmista.

Dios tiene una buena noticia (1-5). La esencia del mensaje cristiano es que Dios puede y quiere perdonar los pecados. El salmista ya lo sabía (2), pero nosotros lo sabemos en una forma aun más clara. Sabemos que es posible que Dios sea totalmente justo y que a la vez perdone pecados. Esto se ha hecho posible porque Jesucristo murió en la cruz en nuestro lugar y por nuestros pecados. Puede ser que entendamos el porqué, mejor que el salmista, pero sería difícil encontrar una mejor respuesta al perdón de Dios que el versículo 5.

Dios ofrece gracia (6-9). El perdón de los pecados es sólo el comienzo. Cuando vivimos en armonía con Él, también gozamos de su protección (7) y de su guía (8).


Aplica
¿Por qué se sentía angustiado al salmista? (3, 4) Mañana es un nuevo día, ¿has hecho todo lo necesario para que este día sea el mejor posible en cuanto a tu relación con Dios y con los demás?


Ora
Señor, gracias porque me has guiado fielmente hasta este momento. Pongo mi confianza en Ti para los días que vienen.