Valor frente a los problemas

 

Salmos 27.1-14

Un salmo de fe, valor y pasión.

¿Has sentido alguna vez que todas las cosas de la vida conspiran contra ti? ¿Has sentido que te encuentras en un callejón sin salida? Las puertas cerradas y allí estás atrapado y en peligro.

Justo en medio de una situación así, acorralado por lo que le pareció ser un ejercito entero, David clama: "El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?" Confianza. Seguridad en el corazón, valor. ¿Cómo se logra esto?

David anhelaba estar en la casa de Jehová "para contemplar su hermosura". Con la resolución de un corazón sediento, gritó "Tu rostro buscare, Jehová; ¡no escondas tu rostro de mí!"

David podía encarar las amenazas y calamidades de la vida porque había saboreado la presencia de Dios. En el fuego de tribulaciones y dificultades, aprendió la verdad de la idea expresada por el profeta: "El que espera en Jehová tendrá nuevas fuerzas..." (Is. 40.31). La fuerza exterior se basa en una vida interior de profunda intimidad con Dios. David pudo mantenerse en pie porque se había arrodillado delante de Jehová.

Aplica
¿Cuáles son tus temores? ¿Cuáles son los "ejércitos" que te acosan? ¿Estás dedicando tiempo para esperar en el Señor y tomar de Él fuerza para la vida? Escribe en una hoja de papel, específicamente cuando y donde vas a pasar tiempo orando y leyendo la Palabra cada día de esta semana.

Ora
Una sola cosa te pido, Señor: que me permitas estar en tu presencia hoy y todos los días, para ver tu hermosura y cobrar nuevas fuerzas.