El Señor nos cuida

Salmos 23.1-6

El salmista nos describe las bendiciones derivadas de la entrega y confianza total en el Señor. 

El primer paso para disfrutar del cuidado del Señor es reconocer su soberanía en nuestra vida; por eso el salmista comienza describiendo cuál es su relación con Dios, afirmando "Jehová es mi pastor" (1). A continuación David relata, usando la figura de una oveja con su pastor, lo que significa una vida de continua relación y absoluta dependencia de Dios.

Provisión y dirección: El salmista confía que el Señor le dará descanso y orientación para andar en los caminos de justicia (1-3).

Protección y ánimo: Luego David expresa su confianza para enfrentar situaciones de peligro. Esa confianza no proviene de sus propios recursos, sino de la protección que viene de Dios (4-5).

Compañía para siempre: El salmista concluye con una declaración de esperanza, pues tiene la certeza que el bien y la misericordia de Dios serán sus compañeros para siempre.

Este salmo fue escrito en tiempo futuro. Es evidente que David había experimentado la acción de Dios en su vida y eso le permitía visualizar su futuro junto al Señor.

En tiempos de mucha inseguridad, este salmo nos recuerda que hay quien nos acompaña, dirige y cuida permanentemente.

Aplica
¿Puedes decir que el Señor es tu pastor? ¿Cómo experimentas la provisión y dirección del Señor en tu vida? ¿Solamente recurres al Señor en los momentos de dificultad? ¿Qué significa para ti descansar en las promesas de Dios?

Ora
Señor, muchas gracias por ser mi pastor. Ayúdame a confiar en ti con respecto a mi futuro.