Sacando la verdad a la luz

1 Reyes 3.16-28

Las crisis muestran lo que hay en nuestro corazón.


Si por accidente nuestro teléfono celular cayera dentro del agua estaríamos tranquilos si este fuera resistente al agua, pero sería una lástima si no lo fuera; una misma situación producirá alegría o tristeza a las personas dependiendo del material del cual están hechas; lo que una situación a una persona la desmoronaría a otra la haría crecer; lo que un problema a alguien lo arruinaría para otra personas sería la oportunidad para crecer; las crisis no son el problema sino la condición en la cual estamos cuando tocan la puerta de nuestra vida; las crisis no añaden a nuestras vidas nada, sólo sacan lo que hay en nuestros corazones. 

Comprendiendo esta realidad Salomón se atrevió a tomar tan dramática decisión; para que la verdad saliera a la luz sólo necesitaba crear las condiciones para que esto sucediera. La prueba demostraría qué clase de corazón tenía cada mujer y haría evidente quién era la auténtica madre. Y así sucedió.

Dios lo sabe todo pero nosotros no. Por eso muchas veces permite situaciones de dolor en nuestras vidas para que de esa manera conozcamos nuestras debilidades y fortalezas, comprendamos mejor quiénes somos y de qué material estamos hechos; sólo así sabremos cuánto hemos crecido o cuánto hemos madurado o cuánto nos falta aun. No menospreciemos la disciplina del Señor porque sólo su amor nos guiará a conocernos mejor.


Aplica
¿Necesitas que el gallo cante para que sepas quién eres en tiempos de crisis? ¿Cuándo llegan las crisis, preguntas por qué o para qué? ¿Qué situaciones te han hecho aprender de qué material estás hecho?


Ora
Señor, sólo tú conoces mi vida mejor que yo mismo; dame la capacidad de ver las cosas que no están bien y la fortaleza para cambiarlas.