Jesús, ¿hombre o Dios?

Lucas 1.26-38

Dios Padre y el Hijo son todopoderosos.

Dios cumple sus propósitos a veces de modos muy extraños. Por siglos se esperaba en Israel al rey prometido por Dios que iba a restaurar su antigua grandeza, Pero este rey no nació entre poderosos, ni siquiera en una ciudad importante. Si no fue como se esperaba, ¿cómo ocurrió?

Dios no se conformó con capacitar a un hombre para que fuera el libertador, sino que envió a su propio Hijo. No fue engendrado por hombre alguno, sino por el Espíritu Santo en una virgen, llamada María (27, 32, 35). ¿Y quién era María? Tampoco era una reina judía, hija de padres de la alta alcurnia. Era una mujer del pueblo. Dios utiliza al sencillo y humilde y abate al poderoso y jactancioso.

Jesús es el mayor de los hombres. Es un rey cuyo señorío no termina jamás (32-33). Su nombre significa Salvador, porque rescata a su pueblo (31).

Lo que Dios dice es digno de ser creído, aunque no entendamos cómo puede cumplirse, él tiene poder para hacer todo lo que se propone (37, 45). Además espera que el hombre esté dispuesto a hacer lo que le corresponde (38).

Aplica
¿Demuestra tu vida en el estudio o trabajo que Jesús es quien tiene la autoridad? ¿Qué tipo de sumisión merece el Rey Jesús? ¿En qué sentido lo tomas en la vida práctica, como uno que está tan lejano de ti o como uno que es el Señor de toda la vida?

Ora
Señor, dame la mejor disposición de corazón para hacer lo que Tú quieres.