Labios sinceros

Proverbios 12.14-28

Nuestra comunicación es importante.

La idea central de este grupo de proverbios se orienta a lo que expresan nuestros labios. Este tema es muy sensible porque ¿quién de nosotros no ha dicho cosas malas alguna vez? Esto nos lleva a pensar, y revisar, lo que nuestros labios expresan.

Encontramos consejo para hablar con sabiduría, comunicar la verdad y reprimir nuestras expresiones de ira. Si comparamos con lo que enseña el libro de Santiago hallaremos el mismo mensaje, que asume nuestra tendencia para ofender, por lo cual debemos aprender a refrenar la lengua (Stgo. 3.1-12). Aprender a manejar nuestra lengua es uno de los aspectos más difícil y a la vez necesario para crecer en nuestra vida espiritual.

El versículo 18 resume el efecto que puede tener el uso de la lengua: " Hay hombres cuyas palabras son como golpe de espada; más la lengua de los sabios es medicina". Probablemente nuestra experiencia es que en ciertas ocasiones usamos la lengua como espada y en otras ocasiones como medicina. Sólo el Espíritu Santo nos puede capacitar para usar nuestra lengua (y otras formas de expresión como la escritura por ejemplo) en la forma que en vez de causar heridas, alivie.

Aplica
¿Cómo te comunicas habitualmente? ¿Consideras qué en general controlas lo que dices? ¿Tienes la tendencia a ser hiriente? ¿Tus palabras son medicina o alivio para otros? ¿Qué áreas de tu comunicación necesitas mejorar?

Ora
Señor, ¿qué debo decir? Que los dichos de mi boca sean gratos delante de ti.