Un Sacrificio Superior

Hebreos 9.11-22

Los sacrificios se realizaban cada día, una vez al año era el día de expiación. La multitud de sacrificios no eran suficientes para limpiar todos los pecados, era necesario un sacrificio superior

Los sacerdotes debían entrar con sangre de un animal perfecto que había sido sacrificado en el altar. El eco del profeta Isaías dice: “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada uno se aparto por su camino, mas Jehová cargo sobre él el pecado de todos nosotros” Is. 53.5-6.

Jesús es Sumo Sacerdote y es Sacrificio a la vez, Juan el bautista al bautizarlo para que inicie su ministerio dijo de él: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” Jn 1.29.

El sacrificio de Jesús es perfecto y superior a los otros sacrificios, porque nos da una redención eterna (12) y una herencia eterna (15). Esta salvación no depende de nuestras obras, su sacrificio perfecto nos limpia de todo pecado y nos da una salvación para toda la eternidad. Nos da una nueva vida para que sirvamos a Dios (14).

Aplica
Jesús en la cruz derramo su sangre para limpiarte de todos tus pecados, ¿Ya se los confesaste? ¿Estás disfrutando de la vida eterna que te da? ¿Estás sirviéndole con tu vida, mientras aguardas la herencia eterna?

Ora
Padre eterno, gracias por proveer un sacrificio perfecto para darme una nueva vida para servirte, una redención eterna y una herencia incorruptible en los cielos.