Para ganar es necesario perder

Jeremías 45.1-5

Dios envía su Palabra a un hombre desesperado por su futuro.

"El que está amando su vida, a la vez está perdiéndola”.

Las personas en este mundo se aferran tanto a su vida y a sus bienes que al hacerlo viven de manera egoísta y materialista, buscan su provecho, no toman en cuenta intereses ni necesidades de otros. El materialismo de este tiempo nos hace olvidar cada vez con mayor frecuencia el verdadero sentido de la vida.

Este pasaje refleja dos cosas: primero la tristeza que embargó a Baruc en aquel tiempo (3). Quizás el no estaba muy feliz con el momento y el rol que desempeñaba, probablemente estaría esperando un mayor reconocimiento por su tarea; o tal vez en su interior, igual que sus paisanos, había confiado demasiado en los poderes efímeros de este mundo.

En segundolugar el pasaje refleja una promesa: a pesar de que Dios destruiría todo; el orgullo y la autosuficiencia de un pueblo desobediente y rebelde; la falsa confianza de quienes se sentían seguros refugiándose en Egipto; Él libraría a Baruc conservando su vida. ¿Quieres pedir para ti algo extraordinario? no lo hagas. ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? (Mr. 8.36).

Aplica
¿Has sufrido o temes pérdidas materiales en este tiempo? ¿Estas cansado y afligido? ¿Agotado no encuentras consuelo para tu dolor? ¿Estás decepcionado? Confía en el que guarda tu vida.   

Ora
Señor ayúdame a confiar en ti, a depender de ti, a esperar en ti. Pues tú eres mi sustentador. Mi recompensa viene de ti.