Cantemos

Éxodo 15.1-21

Mi corazón y todo mi ser cantan al Dios vivo.

En todos los siglos, el pueblo de Dios ha expresado su gratitud y adoración con cánticos, y hará lo mismo en la eternidad (Ap. 15.3). La adoración en la Biblia siempre tiene dos ingredientes:

1. Lo que Dios ES: fortaleza, cántico y salvación (2), y

2. Lo que Dios HACE.

Este cántico no se limita a la victoria lograda sobre el enemigo, sino que anticipa las promesas de Dios relativas al viaje por el desierto y el arribo a la tierra prometida.

Los versículos 4-12 describen dramáticamente la salvación efectuada por la diestra de Jehová. El versículo 13 habla de la conducción por el desierto con poder. El versículo 17 nos dice que Dios introducirá y plantará a su pueblo en el monte de su heredad.

La salvación tiene que ver con Egipto, la conducción, con el desierto, y la tierra prometida donde seremos introducidos y plantados, con la eternidad.

¡Cuánto nos dice esto de las bendiciones espirituales con que nos bendice el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo! Cantemos sus glorias y poder, su santidad y sus maravillosas hazañas (11).

Aplica
¿Quién ES Dios para ti? ¿Qué es lo que Dios HACE por ti? ¿Qué razones tienes para entonar cantos al Señor nuestro Dios?

Ora
Bueno es alabarte, oh Señor, y darte toda gloria y honor.