Cuidando las bendiciones

1 Reyes 1.1-31

Buscando la dirección sabía.


Algunos lograron recibir a lo largo de sus vidas grandes y preciosas bendiciones; ya sea una familia, un buen trabajo, una hermosa iglesia, una posición de honra, la adquisición de algunos bienes, en fin; sin embargo muy pocos han logrado conservarlos y mantenerlos ¿Por qué? Porque no estaban preparados para vivir bendecidos; nos hemos acostumbrado a que nos vaya mal y cuando todo cambia no estamos preparados para que ese momento tan hermoso perdure y continúe siendo una bendición.

Salomón había sido escogido por su padre David para ocupar su lugar en el trono cuando el falleciera; pero todo estaba a punto de cambiar porque su hermano Adonías, aprovechando la edad y limitaciones de su padre y las oportunidades que estaban apareciendo, se autoproclamo rey sin saberlo David; Salomón estaba a punto de perder no sólo el reino sino su propia vida.

A veces se vive lamentando lo que no se hizo o lo que pudo ser si hubiéramos tomado otra dirección; Salomón, considerada una de las personas más sabias del mundo, resolvió el problema cuando recibió el consejo de Natán. Los problemas nos nublan la visión y las emociones pero el buen consejo de alguien como Natán que caminaba con Dios, siempre será oportuno, y un corazón como el de Salomón, con la humildad para seguir el consejo, nos ayudarán a conservar las bendiciones que Dios nos otorgó por su gracia.


Aplica
¿Cómo te preparas para vivir en tiempos de bendición? ¿Has descuidado y perdido preciosas y valiosas bendiciones en tu vida? ¿Sabes cómo vivir en malos y en buenos momentos? ¿Te resulta fácil recibir el consejo y obedecerlo?


Ora
Señor, abre mi entendimiento espiritual para recibir el consejo y dame un corazón humilde para cumplirlo.