Jesús se revela como Dios hijo

Juan 5.19-29

Jesús explica cómo se obtiene la vida eterna.

 

Jesús da un discurso sobre sí mismo y sobre su relación con Dios Padre. Se revela como Dios Hijo, es decir igual a Dios Padre, pero al estar en la forma de ser humano, obedece en esta condición lo que Dios el Padre establece. Jesús habla en una clase de eternidad, no de tiempo y nos da a conocer que hay una unidad de criterio en Dios, de modo que no puede haber distinción entre el obrar del Padre y del Hijo. Es difícil de entender cabalmente, pero de un modo milagroso este discurso incluye a los seres humanos principalmente para recibir Vida, no la vida biológica, sino la Vida que nos relaciona eternamente con Dios.

También el discurso de Jesús nos incluye y nos dice que nuestra condición sin él, es de muertos, es decir separados de Dios, pero que tanto Dios Padre como Dios Hijo desean darnos Vida. ¿Cómo se recibe esta Vida?: creyendo en Jesús (24), al recibir la Vida cambia completamente nuestra relación con Dios y de estar condenados a muerte eterna, pasamos a estar aceptados. Sin ritos, sin pagar, sin reproches, por puro amor, Dios te abre los brazos y quiere empezar una relación nueva.

Para obtener la Vida eterna es necesario seguir el camino que señala Jesús (21-24). Nosotros no podemos establecer las condiciones. Sólo Jesús tiene la capacidad para decidir (22). Sólo Jesús puede ser honrado (23). Sólo Jesús determina lo que debemos creer (24). Creer es obedecer las palabras de Jesús porque sólo ellas pueden salvar de la condenación (24).


Aplica
Aprende el versículo 24 de memoria. ¿Has pedido a Dios que te dé Vida eterna? ¿Has confiado que Jesús es el que tiene autoridad sobre tu vida?


Ora
Gracias Padre por el amor que me tienes. Quiero recibir la Vida que viene de ti.